lunes, 30 de abril de 2012

PERDON, ¿HAS DICHO FAJA?

No me lo puedo creer, de verdad que no. Como puede ser que a estas alturas nos quieran vender la faja como la panacea más fashion de los últimos tiempos. 

Faja: Prenda interior de tejido elástico que ciñe la cintura y las caderas.

Recuerdo: Braga elástica, horrorosa ,que daba calor y apretaba.

Claro que el que me quieran vender la faja como lo mejor para esculpir nuestra figura esta por ver. Porque, no nos engañemos, lo que aprieta de un lado sale por otro. ¿o no?.
Recuerdo, perfectamente, que mi madre, fan incondicional de la faja, prenda número uno de su vestuario, puso todo su empeño para que mi hermana y yo la usáramos como una prenda más de nuestra ropa interior -bragas, sujetador y faja- era el trío imprescindible, más la camiseta si era invierno. Tuve que hacer caso muchos años, -los consejos de una madre son los consejos de una madre,- hasta que por fin me liberé y deje de llevar "LA FAJA", prenda que en el mejor de los casos eran como una braga hasta la cintura y que daba un calor horroroso y en el peor tenían también un poco de pernera.

Mi madre, como imagino muchas otras, me decía - cariño es que así vas más sujeta-. Cuando me la quité pude comprobar que ninguna parte de mi cuerpo se cayó, tendría 16 años. Queridas, por desgracia el cuerpo se te cae como consecuencia de los años, y la faja lo único que hace es disimular, durante unas horas, lo que no tiene remedio si no te dedicas a cuidarte y hacer deporte.

Pero bueno, lo que se trata aquí no es de criminalizar el cuerpo de la mujer -que es estupendo, cada una con lo suyo claro- sino de hacer campaña contra la FAJA, ¡¡¡¡Por Dios¡¡¡.

Para convencernos nos dicen que la llevaban Brigitte Bardot, Sofia Loren, Ava Gardner, que habrán hecho las pobres para tener que ir de esa manera y tan jóvenes, pero ¿es que no eran así de forma natural?. y esa cintura de avispa no la conseguían a base de gimnasio y no comer. Para que te sitúes, en la época actual, son otras las celebrities que nombran como usuarias de esta prenda. Que casualidad, todas ellas delgadas como palos que ya me dirás para que quieren una faja.

Lo cierto es que mi madre no sabe ir sin ella y le alabo el gusto, pero  a estas alturas de mi vida que me quieran convencer de que tengo que meterme dentro de una faja para esculpir mi cuerpooooo, ¡pues va a ser que no¡.

Chicas, vamos a reivindicar el cuerpo natural -cuidado: comida sana y gimnasia- y no esa figura resbaladiza que si tu marido-pareja-compañero (no quiero herir susceptibilidades) te quiere dar un abrazo no se escurra cual anguila por tu cuerpo de lo tieso que esta.


FAJAS NO, POR FAVOR