sábado, 18 de enero de 2014

... Y ENERO AVANZA ...

MEMBRETE 2014 MARISA


... si, ya estamos a 18 ... Es sábado y parece que será un fin de semana con mal tiempo. Será ideal quedarse en casa con un buen libro ... Por cierto ...


Veamos las recomendaciones lingüísticas de hoy:
- La expresión bajar por debajo de, de fácil sustitución en nuestra lengua, resulta redundante en muchas situaciones. En las informaciones meteorológicas y económicas es muy frecuente encontrar ejemplos como «Los termómetros han bajado por debajo de los diez grados esta madrugada» o «Las reservas han bajado por debajo de los 40.000 millones de dólares». El Diccionario académico precisa que bajar significa ‘ir desde un lugar a otro que esté más bajo’ y la preposición de ya indica, precisamente, el lugar o referencia con respecto a la cual se baja. Por tanto, en frases como estas se puede emplear la opción, más sencilla y menos reiterativa, han bajado de sin que el sentido de la oración cambie: «Los termómetros han bajado de los diez grados esta madrugada» o «Las reservas han bajado de los 40.000 millones de dólares». Y en aquellos otros casos en los que se prefiera optar por una variante más extensa, por juzgar que puede aportar algún matiz o porque se quiera recurrir a una forma más enfática, siempre es preferible emplear algún verbo de significado similar a bajar, pero que evite la cacofonía bajar por debajo.Así pues, resultan preferibles otras formulaciones, de mayor riqueza léxica y estilística, como se han situado por debajo dehan descendido por debajo dehan caído por debajo de, etc.
- Aunque Barcelona y Atlético siguen igualados a puntos en lo más alto de la clasificación, si la Liga BBVA se jugara a una sola vuelta, sería el equipo culé, en virtud del golaveraje, el único que en definitiva y en la práctica ocuparía el liderato, como de hecho sugiere su título simbólico de campeón de invierno. En este sentido, llama la atención que en los medios informativos, especialmente en América, se emplea en ocasiones liderazgo como sinónimo de liderato: «Atlético Madrid y Barcelona empataron 0 a 0 y ambos siguen compartiendo el liderazgo de la Liga» o «El Barcelona se juega el liderazgo ante el Atlético Madrid». A decir verdad, incluso el Diccionario académico considera que liderato y liderazgo son términos sinónimos (en concreto, da preferencia al segundo de ellos en todas las acepciones), de modo que todo cuanto aquí se exponga no pasará de la mera recomendación. Pero ¿realmente expresan el mismo significado y resultan siempre intercambiables? Si así fuera, ¿qué interpretaría el lector que se topase con una frase como «Xavi Alonso cree en el liderazgo nato»?, ¿podría afirmarse, sin alterar el sentido, que «Xavi Alonso cree en el liderato nato», como quien asegura que uno nace con un pan y un primer puesto en la vida debajo del brazo? ¿Y qué decir de un titular como «El liderazgo de Xavi y Puyol»?, ¿podría sustituirse por «El liderato de Xavi y Puyol», como si el resto de sus compañeros ocuparan un puesto inferior en la clasificación? De acuerdo con la Nueva gramática de la lengua española, tanto el sufijo -ato como el sufijo   -azgo «designan estado, situación o condición y, especialmente, el oficio, el estatus o la dignidad que corresponde a alguien», como puede apreciarse en los pares priorato/priorazgo trecenato/trecenazgoPero la misma obra matiza que «estos dobletes a veces afectan al significado» y, en particular, que «se usa más liderato que liderazgo para designar el puesto de líder,pero la preferencia es la contraria si se desea aludir a cierta superioridad». En realidad, y sin dejar de recordar que el Diccionario académico los considera sinónimos, todo apunta a que liderato es un sustantivo derivado de la segunda acepción de líder (‘persona o equipo que va a la cabeza de una competición deportiva’), mientras que liderazgo derivará de la primera acepción (‘persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora’). Por poner un último ejemplo, nadie discutiría el liderazgo de Simeone aunque los colchoneros terminasen segundos la competición, mientras que el liderazgo de Martino, pese al liderato provisional, y probablemente por comparación aún con Guardiola, se pone en entredicho cada dos por tres. 

Hoy os propongo conocer el poema de Mario Benedetti, titulado La culpa es de uno

Quiza fue una hecatombe de esperanzas
un derrumbe de algun modo previsto
ah pero mi tristeza solo tuvo un sentido

todas mis intuiciones se asomaron
para verme sufrir
y por cierto me vieron

hasta aqui habia hecho y rehecho
mis trayectos contigo
hasta aqui habia apostado
a inventar la verdad
pero vos encontraste la manera
una manera tierna
y a la vez implacable
de desahuciar mi amor

con un solo pronostico lo quitaste
de los suburbios de tu vida posible
lo envolviste en nostalgias
lo cargaste por cuadras y cuadras
y despacito
sin que el aire nocturno lo advirtiera
ahi nomas lo dejaste
a solas con su suerte
que no es mucha

creo que tenes razon
la culpa es de uno cuando no enamora
y no de los pretextos
ni del tiempo

hace mucho muchisimo
que yo no me enfrentaba
como anoche al espejo
y fue implacable como vos
mas no fue tierno

ahora estoy solo
francamente
solo

siempre cuesta un poquito
empezar a sentirse desgraciado

antes de regresar
a mis lobregos cuarteles de invierno

con los ojos bien secos
por si acaso

miro como te vas adentrando en la niebla

y empiezo a recordarte.

Y ya me despido hasta el lunes con una sonrisa. Disfrutad ...