sábado, 22 de marzo de 2014

PRIMAVERA ...

MEMBRETE 2014 MARISA

¡¡¡Hola a todos!!! ¡¡¡Buenos días!!! Hoy es el primer sábado de la primavera 2014. Veremos qué nos depara ...


... aunque parece que el buen tiempo no va a acompañarnos, salvo excepciones ...

Seleccione Comunidad o Ciudad Autónoma para más detalle



La primavera astronómica comenzó el pasado jueves a las 17.57 horas y terminará 92 días y 18 horas después, es decir, el 21 de junio, fecha en que empezará el verano. 

Según el Observatorio del Instituto Geográfico Nacional, esta primavera se producirán dos eclipses: uno total de Luna (15 de abril), que será visible en España y, dos semanas después, uno anular de Sol (29 de abril). Además, Marte será visible y muy brillante durante toda la noche de la primera parte de la primavera y empezará a ser visible sólo en el cielo vespertino a partir de mediados de abril; Saturno pasará de ser visible al final de la noche durante la primera parte de la primavera a verse toda la noche en el mes de mayo y terminará el final de la estación siendo visible en el cielo vespertino, produciéndose su máximo acercamiento anual a la Tierra en torno al 10 de mayo. La inclinación de sus anillos será "bastante favorable" para su observación; Júpiter brillará al principio de la noche (lucero vespertino) y Venus al final de la noche (lucero del alba). Aunque difícil de predecir, la actividad magnética solar durante esta primavera será probablemente alta, dado que el máximo solar está previsto para abril de 2014. Además, el 30 de marzo se cambiará la hora y comenzará el horario de verano.
El Instituto Geográfico Nacional explica que, según convenio, el inicio de las estaciones se produce en aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en determinadas posiciones de su órbita alrededor del Sol. En el caso de la primavera, esta posición es aquella en que el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el norte. Cuando esto sucede, la duración del día y la noche prácticamente coinciden, y por eso, a esta circunstancia se la llama también equinoccio de primavera. En este instante en el hemisferio sur se inicia el otoño. De este modo, el equinoccio de primavera puede darse, a lo sumo, en tres fechas distintas a lo largo del siglo XXI, pudiendo iniciarse en los días 19 al 21 de marzo (fecha oficial española), siendo su inicio más tempranero el del año 2096 y el inicio más tardío el de 2003. Las variaciones de un año a otro se deben a la forma en que encaja la secuencia de años según el calendario (unos bisiestos, otros no) con la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol (duración conocida como año trópico).

Sigamos aprendiendo con unas recomendaciones lingüísticas:
- El signo para separar los decimales al expresar un número en cifras puede ser un punto o una coma. Ambos signos tienen uso en los países hispanohablantes, pero en México y el Caribe se prefiere el punto, según la costumbre anglosajona, mientras que en España y el Cono Sur se prefiere la coma, según la costumbre francoalemana. Por este motivo, en la Ortografía de la lengua española, de las Academias de la Lengua, se señala que, «con el fin de promover un proceso tendente hacia la unificación, se recomienda el uso del punto como signo separador de los decimales», al tiempo que aclara que la coma sigue siendo igualmente válida, de modo que puede escribirse tanto 11.5 como 11,5 para la cantidad de ‘once y medio’. Un signo usado muy a menudo antaño y que todavía se ve en ocasiones es el apóstrofo, pero las normas internacionales (ISO 80000 y el Sistema Internacional de Unidades) solo consideran válidos la coma y el punto, y las Academias lo censuran explícitamente: 20.3 o bien 20,3, pero no 20’3. Se recuerda igualmente que el signo adecuado para facilitar la lectura de números con más de cuatro dígitos es el espacio de no división, que puede ser fino: 30 000. No se recomiendan con esta función ni el punto (30.000) ni la coma (30,000).
- Las siglas de tasas e impuestos se escriben con mayúsculas (IVA, IRPF, ISR); pero, cuando se desarrollan, las palabras que las integran se escriben con iniciales minúsculas si son nombres comunes: impuesto sobre el valor añadido, impuesto sobre la renta de las personas físicas, impuesto sobre la renta, tal y como señala la Ortografía académica. Con motivo del informe de reforma fiscal presentado por el comité de expertos, en los medios de comunicación pueden leerse frases como «El Ministerio de Hacienda quiere simplificar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)» o «La alternativa es reducir las cotizaciones sociales, compensando la consiguiente merma de ingresos con un nuevo aumento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)». Sin embargo, conforme a la Academia, lo apropiado habría sido «El Ministerio de Hacienda quiere simplificar el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF)» o «La alternativa es reducir las cotizaciones sociales, compensando la consiguiente merma de ingresos con un nuevo aumento del impuesto sobre el valor añadido (IVA)». El criterio de escribir en minúsculas los nombres de los impuestos permanece incluso si no se mencionan acompañados de una sigla. Así, en «El Impuesto de Sucesiones y Donaciones afecta tanto a las donaciones mortis causa como a los supuestos inter vivos», lo adecuado habría sido «El impuesto de sucesiones y donaciones afecta tanto a las donaciones mortis causa como a los supuestos inter vivos».
Bueno, pues ya hemos aprendido algo más ... Me despido hasta el lunes con unas cuantas frases para reflexionar. Es fin de semana y hay tiempo para todo ... Deteneos especialmente en la última frase ...