sábado, 20 de septiembre de 2014

HOY TOCA UNO DIFERENTE

MEMBRETE 2014 MARISA


¡¡¡Hola, buenos días!!!
Hoy mi entrada va a ser diferente. No quiero que sea triste, porque todo saldrá bien ... Os quiero hablar de Zeus, de mi pequeño Zeus ... Aquí lo tenéis.

Sí, es el pequeñín de la casa. Es un Dogo Alemán o Gran Danés. Nació el 16 de marzo de 2011 y está con nosotros desde el 9 de julio del mismo año. Esta foto de abajo está tomada al día siguiente de su llegada.

Ha crecido mucho desde entonces ... Alguna de estas fotos en las que aparezco con él y con nuestra otra perra, Ira, creo que ya las he colgado alguna vez en el blog ...



Todo lo que tiene de grande, lo tiene de bueno y obediente ... Por eso me ha dado una gran pena que el pasado jueves nos dijeran que tenía leishmaniosis
Los perros contraen esta enfermedad cuando son picados por un flebotomo (mosquito) que haya picado previamente a un perro enfermo. El flebotomo inyecta el parásito en el perro sano, el parásito coloniza los macrófagos, se reproduce dentro de ellos y se dispersa por todo el organismo.
Durante el día, los flebotomos suelen habitar en grietas de muros y paredes, oquedades y hendiduras, zonas con humedad, oscuras y con materia en descomposición (hojarasca y restos de podas, cámaras aislantes de las casas, madrigueras de conejos, gallineros y establos). Son más abundantes en áreas rurales o periurbanas; en las ciudades suelen encontrarse en zonas ajardinadas, parques y arboledas. La enfermedad producida por la especie Leishmania infantum se localiza en los países de la cuenca mediterránea, incluyendo Portugal, España, sur de Francia, Italia, Malta, Grecia, Turquía, Israel, Egipto, Libia, Túnez, Argelia y Marruecos. Se estima que en Europa existen más de 2,5 millones de perros infectados.

En áreas endémicas (de aparición frecuente) de la enfermedad, la temporada riesgo de picadura o transmisión abarca los meses cálidos, durante el periodo de actividad de los flebótomos, que necesitan temperaturas medias de 17ºC-28º C para desarrollara su ciclo vital. Comienza normalmente en mayo y finaliza en septiembre u octubre, aunque en las zonas más de clima más benigno pueden encontrarse mosquitos prácticamente todo el año
Los síntomas son muy variados, y al tratarse de una enfermedad con un largo período de incubación, pueden pasar varios meses desde el momento del contagio hasta su aparición, por lo que un perro clínicamente sano puede estar incubando la enfermedad.

Algunos de  los signos clínicos más habituales son: pérdida de vitalidad, depresión, pérdida de peso, aparición de alteraciones en la piel, caspa o lesiones costrosas, pérdida de pelo (sobre todo alrededor de los ojos, orejas y la nariz) y heridas en la piel que no curan (especialmente en la cabeza, punta de las orejas y rabo, patas o en las áreas donde el perro está en contacto con el suelo) , aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, fiebre,  cojeras intermitentes que no responden a tratamientos habituales, lesiones oculares (conjuntivitis, legañas, inflamación de los párpados), crecimiento exagerado de las uñas, sangrado por la nariz, diarreas crónicas...

Por supuesto, no todos estos síntomas aparecen en cada perro enfermo; a veces tan sólo el adelgazamiento y la pérdida de alegría nos alertarán de que algo le sucede. En analíticas realizadas por el veterinario, es frecuente que los perros enfermos de leishmaniosis presenten anemia, descenso de los glóbulos blancos (defensas) y aumento de las proteínas en la sangre.

La leishmaniosis es una enfermedad grave, que antes implicaba la muerte del perro infectado. Pero hoy en día tiene tratamiento. Para lograr que el mismo tenga éxito es de vital importancia realizar un diagnóstico precoz, puesto que en ocasiones, y dado el largo período de incubación sin síntomas de la enfermedad, cuando los síntomas aparecen, la leishmaniosis se encuentra en un estado avanzado de desarrollo y el tratamiento puede resultar ya ineficaz. La efectividad del tratamiento siempre va a estar condicionado a la fase en la que se tome a la enfermedad (mejor en fase temprana), el estado del perro antes y durante el proceso, a las lesiones producidas, al grado de infectación, etc. Aquellos perros que al momento del diagnóstico presentan una insuficiencia renal (suele afectar a órganos vitales como hígado y riñón) son los que tienen un pronóstico menos favorable y van a requerir mayores cuidados y esfuerzos para salir adelante.

Para luchar contra esta enfermedad hay que prevenir la picadura del mosquito transmisor. En este sentido, debemos evitar que nuestro perro duerma a la intemperie en patios, jardines o terrazas puesto que es en las horas del anochecer y amanecer cuando el flebotomo tiene su momento de máxima actividad. Si éste ha de dormir en exterior, se recomienda la utilización de mosquiteras en su zona de descanso.

Igualmente, debemos proteger durante los meses de Marzo a Octubre a nuestro perro de las picaduras mediante la utilización de productos insecticidas que contengan piretrinas. Hoy en día existe en el mercado una amplia gama de presentaciones en forma de collares repelentes, spray o pipetas antiparasitarias de fácil aplicación y prácticamente nula toxicidad tanto para el animal como para su entorno familiar.

Estas medidas también se recomiendan, por supuesto, para perros que ya han contraído la enfermedad, puesto que evitan riesgo de reinfecciones por nuevas picaduras y posible agravamiento de la enfermedad. Además, existe también una vacuna contra la leishmaniosis canina disponible en Europa, aunque sólo puede ser aplicada en perros seronegativos (no infectados).

Durante los últimos tres años, le pusimos a Zeus la vacuna. Esto no ha evitado su contagio, pero yo creo que sí ha evitado la virulencia de la enfermedad. Hacía dos semanas que estaba triste y no tenía ganas de comer. Primero le diagnosticaron una gastritis. Pero como no mejoraba, le hicieron pruebas y salió positivo el contagio. Afortunadamente, está en una fase inicial y el pronóstico es bueno porque no tiene afectado ningun órgano. Ahora empezamos el tratamiento que va a ser largo (me hablan de seis o siete meses). Pero bueno, lo llevaremos adelante porque merece la pena.

Esta entrada es divulgativa y está especialmente destinada a aquéllos que tienen perros, ya que es importante la prevención. 

Bueno, ya he dicho al principio que no quería que la entrada fuera triste. Y no lo es. Por eso quiero acabarlo con normalidad, con un tema que trato habitualmente. Las recomendaciones. 

Con motivo de la celebración la próxima semana en Nueva York de la Cumbre sobre el Clima, se ofrecen algunas claves para una buena redacción de las noticias relativas a este acontecimiento:
  1. La expresión cambio climático no constituye un nombre propio, sino una denominación descriptiva, y por tanto se escribe con iniciales minúsculas en frases como «Las ciudades del mundo se manifiestan contra el cambio climático». Es preciso respetar las mayúsculas, en cambio, cuando forma parte del nombre de un acto, conferencia o reunión.
  2. El nombre oficial de la reunión es Cumbre sobre el Clima 2014 y ha sido convocada por el secretario general (en minúsculas) de la ONU, Ban Ki-moon. La reunión preparatoria se celebró en mayo en Abu Dabi (mejor que Abu Dhabi).
  3. Conviene no confundir este foro con la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, un encuentro anual al que los medios suelen denominar también conferencia de las Naciones Unidas sobre cambio climáticocumbre sobre el cambio climático o cumbre del clima, expresiones que se escriben en minúscula al no tratarse del nombre oficial.
  4. También se emplea para aludir a esta conferencia la sigla COP, que aunque viene del inglés Conference of the Parties está asentada también en castellano. Se le añade el número de la edición correspondiente, de modo que la que se celebrará en diciembre de 2014 en Lima se denominará COP20.
  5. La sigla de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climáticoes CMNUCC (no UNFCCC, que es la forma inglesa).
  6. El acuerdo alcanzado en 1997 sobre la reducción de emisiones de CO2 es el Protocolo de Kioto. Esta es la transcripción adecuada al español del nombre de esa ciudad japonesa, mejor que Kyoto.
  7. Es preferible escribir medioambiente en una sola palabra, aunque está aceptada también la forma medio ambiente. Su adjetivo derivado es medioambiental, en una palabra.
  8. La expresión capa de ozono, que alude a una zona de la atmósfera que filtra las radiaciones nocivas del Sol se escribe íntegramente en minúscula.
  9. Los adjetivos sostenible y sustentable (el primero más utilizado en España y el segundo más común en América) son válidos para referirse al modelo de desarrollo que trata de no comprometer a las próximas generaciones con un consumo excesivo de recursos.
  10. El término verde, con el significado relacionado con la ecología o lo natural, se escribe en redonda y no en cursiva o entrecomillado, como aparece en numerosos medios, puesto que se trata de una nueva acepción de esta palabra.
  11. Desertización y desertificación pueden emplearse como sinónimos, aunque la primera es la que se ha usado tradicionalmente en español.
  12. Una de las iniciativas para luchar contra el cambio climático es la convocatoria anual de la Hora del Planeta, que se escribe con mayúsculas iniciales por tratarse de un nombre propio.
  13. El símbolo internacionalmente establecido para los grados Celsius (o centígrados) es °C, que consiste en un pequeño círculo (sin punto ni subrayado) seguido sin espacio de la letra C. Se deja un espacio entre la cifra y el símbolo(23 °C). En escritos no especializados se puede prescindir de la C y usar solo el círculo; en tal caso se escribe pegado al número (23°).
Y ya me despido hasta el lunes con una frase. ¡¡¡Buen fin de semana!!!

Foto: "Debemos aprender a no lamentarnos, y de los problemas hemos de OCUPARNOS y no preocuparnos"
Únete al Equipo www.emprendedorespositivos.com