sábado, 24 de octubre de 2015

MIL EXCUSAS

MARISA OTOÑO-INVIERNO 2015
¡¡¡Hola, buenos días!!! Mil excusas por no acudir a la cita del pasado lunes y mil gracias a Cris por sustituirme para que no hubiera hueco en el blog. Como os vengo comentando últimamente, me como el tiempo y no llego a todo lo que me gustaría.

Pero, en fin, dejémonos de lamentaciones, y vayamos a la entrada de hoy.






Tras las reflexiones, las recomendaciones:
- Cuando se expresan cantidades concretas, se usa el adjetivo numeral mil («Tres mil personas se manifestaron delante del Ayuntamiento») y no el sustantivo miles («Tres miles de personas se manifestaron delante del Ayuntamiento»), que sí es adecuado en expresiones como muchos miles o varios milesSin embargo, en ocasiones se pueden encontrar en los medios frases como «Un negocio lucrativo que deja anualmente ganancias por nueve miles de millones de dólares» o «Medio centenar de ciudadanos faltaron y menospreciaron a diez miles de aficionados y espectadores». De acuerdo con la Gramática, mil funciona como adjetivo cuando forma parte de un numeral complejo y en tal caso es invariable y se escribe separado del resto de los numerales que lo acompañan («tres mil presos», no «tresmil presos»). Además, va seguido de un nombre no precedido de la preposición de, a diferencia del sustantivo equivalente millar (plural millares), que sí exige esta preposición («tres millares de presos» o «tres mil presos», no «tres miles de presos»). Por tanto, en los ejemplos anteriores lo recomendable habría sido escribir «Un negocio lucrativo que deja anualmente ganancias por nueve mil millones de dólares» y «Medio centenar de ciudadanos faltaron y menospreciaron a diez millares de aficionados y espectadores». Asimismo, se recuerda que mil puede ser un sustantivo masculino, cuyo plural es miles, por lo que el artículo que lo precede ha de concordar con él: los miles de personas, no las miles de personas.
Las expresiones colaboración, en colaboración, con la colaboración de o con la participación de son alternativas posibles en español a la voz inglesa featuring, muy frecuente en el ámbito de la música. En las noticias se utiliza cada vez más este anglicismo para referirse a las canciones en las que dos o más artistas colaboran entre sí: «Quien no me conozca puede escuchar el ‘featuring’ que tengo con Secreto», «Buika nos trae “Carry Your Own Weight” featuring Jason Mraz» o «Los featuring de Miley Cyrus se mantienen a la altura». En todos esos casos lo que se quiere indicar es que un artista ha participado en un disco o vídeo de otro, por lo que en español es perfectamente posible sustituir el anglicismo por las expresiones citadas: «Quien no me conozca puede escuchar la colaboración que tengo con Secreto», «Buika nos trae “Carry Your Own Weight” con la participación de Jason Mraz» y «Las colaboraciones de Miley Cyrus se mantienen a la altura». En las listas de canciones que aparecen en las carátulas de los discos y en las páginas y aplicaciones musicales también se emplea a menudo la abreviatura feat. (1. Dangerous -feat. Sam Martin-), que puede sustituirse en español por un simple con (1. Dangerous -con Sam Martin-). El verbo feature tiene el matiz, como recoge entre otros el Diccionario Oxford, de que quien participa o colabora es alguien importante. Si se quiere subrayar ese aspecto en español es posible hacerlo con expresiones como con la colaboración especial de…, como estrella invitada, con la presencia estelar de…
- Posdata —sin t tras la y todo junto— es la grafía española aconsejada para la expresión latina post data, utilizada para referirse a la anotación final en una carta, una vez concluida esta. Sin embargo, es habitual encontrar ejemplos de este término con una escritura inapropiada: «A diferencia de todas las anteriores, no tenía fecha ni pos data», «Post data: No olvides llevar tus fusiles y no pescar en Parques Nacionales» o «Ciro Gómez Leyva escribió en la post data de su columna que Aristegui regresaría a la radio», donde habría sido preferible escribir posdataDe acuerdo con el Diccionario académico, el término posdata resulta de la unión de la forma pos y el nombre data, definido como ‘nota o indicación del lugar y tiempo en que se hace o sucede algo y especialmente la que se pone al principio o al fin de una carta o de cualquier otro documento’. Pese a que la vigesimotercera edición del Diccionario académico recoge también la grafía tradicional postdata, tanto la nueva Ortografía de la lengua española como el Diccionario panhispánico de dudas recomiendan el uso de la forma simplificada pos-, criterio extensible a cualquier otra palabra con este prefijo, salvo que la base a la que se una comience por la letra ese, en cuyo caso sería más apropiada la forma post- (postsurrealismo)Al tratarse de un nombre común y muy frecuente, especialmente en el ámbito epistolar, lo conveniente es escribirlo en minúscula, redonda y todo junto. Su abreviatura correspondiente es P. D., aunque es igualmente válida P. S. (post scriptum), cuyo uso en español no está tan extendido en la actualidad. Ya se emplee la forma desarrollada o su abreviatura, el texto en sí de la posdata comienza con inicial mayúscula.

Hoy leemos "Esa batalla", de Mario Benedetti.

¿Cómo compaginar 
la aniquiladora 
idea de la muerte 
con ese incontenible 
afán de vida? 

¿cómo acoplar el horror 
ante la nada que vendrá 
con la invasora alegría 
del amor provisional 
y verdadero? 

¿cómo desactivar la lápida con el sembradío? 

¿la guadaña 
con el clavel? 

¿será que el hombre es eso? 
¿esa batalla?


Y ya me despido, recordándoos que la próxima madrugada es el cambio de hora. Pasamos a modo "invierno", lo que significa que dormiremos una hora más. A las 3 de la madrugada, deberemos retrasar los relojes a las 2.


¡¡¡Que os sea leve!!!


Resultado de imagen de cambio de horario