viernes, 14 de septiembre de 2012

HOY COCINAN PARA MI

Hoy cocinan para mi


¡Holaaaaa!, ya estoy aquí otra vez con Hoy cocinan para mi, sección en la que comentamos bares, restaurantes, cafeterías y todos aquellos lugares en los que nos dan de comer y tienen la gracia de cocinar para nosotros.
Esta nueva temporada nos esperan muchos lugares, muchas sorpresas y muchos acontecimientos. Es cierto que la mayoría de los sitios serán de  Valencia y alrededores, es que vivo aquí, pero siempre viene bien una referencia si os pasáis por esta magnifica ciudad.
En primer lugar, este fin de semana tenemos "III Semana de la Tapa", en la Marina Real Juan Carlos I, Tinglado 2, ahí encontraréis numerosos bares que ofrecen sus mejores tapas para deleite del personal. Es verdad que el sábado por la noche está imposible, pero vale la pena ir, el ambiente es muy divertido, fui el año pasado y me lo pasé muy bien.
Del 24 al 29 de noviembre nos espera en Valencia la Japan Week 2012, semana en la que todos los aspectos de la cultura japonesa se pondrán a la vista de todos, para nuestro disfrute.

Como veis el invierno viene cargadito, hoy tengo boda, os comentaré el lugar, no he estado y tiene muy buena pinta. A finales de septiembre tengo cumple y mis amigas siempre me sorprenden con el lugar al que vamos a cenar, cena mensual de amigos, alguna cena romántica con mi mari, ¿quedaremos las compis del despacho? Ya véis empieza la temporada.
Pero bueno, vamos a lo que vamos, el restaurante elegido para comentaros hoy es: LA CABAÑA DE LOS GAUCHOS. Salida 16 Carretera a Liria.

Cuando la noche promete, (sábado por la noche, compañía estupenda  -todos los amigos-, ganas de salir y pasártelo bien) y, los hados -porque tienen que ser masculinos, no podría ser de otro modo- se alían para estropearlo todo, un sitio que tiene una pinta estupenda se convierte en una noche para pasar página.
Frente al Centro Comercial El Osito, junto a la carretera, una cabaña de madera, decorada estupenda que se transforma en un restaurante en su parte exterior. Césped artificial, mesas muy bien presentadas y noche de verano, en principio estupenda.


Después del calor sofocante que hemos tenido en el mes de agosto el único sábado que hace frío, cenamos al aire libre hasta quedarnos más helados que un polo. Esto hizo que la cena nos pareciera un desastre, de hecho, algunos amigos se fueron antes de terminar, mis piernas estaban más frías que las estalactitas de las cuevas de Vall D'Uxo. En fin, el servicio un poco lento y con frío ni os cuento. La comida a mi me gusto, estaba  buena, aunque he de decir que hubo opiniones para todos los gustos. Pedimos parrillada de carne y patatas con bacon, salsa tártara y queso. Los chicos pidieron más cosas, pero solo compartieron unas croquetas que no estaban mal, así que del resto no puedo opinar, para compensar nos ofrecieron un chupito, yo me pedí un orujo con el frío que tenía quería ver si podía entrar en calor, pero ni con esas.
Que me da mucha pena, porque esperaba una noche estupenda y algo la torció. Si alguien ha ido y tiene otra opinión me gustaría saber como fue su experiencia, porque hay que decir que siempre está lleno y nos costo conseguir la reserva. Como la cabaña no tenía futuro en invierno, ya que en el interior no hay mesas, ahora le han puesto una especie de invernadero. Así que vosotros mismos.

¡HASTA EL PRÓXIMO POST, QUE ESPERO SEA PRONTO!