lunes, 10 de junio de 2013

LA FRASE DEL DIA Y OTRAS COSAS DEL 10/06/2013, por Marisa

MEMBRETE LA FRASE


¡¡¡Buenos días!!! ¿Qué tal el fin de semana? Espero que os haya dejado un buen sabor de boca ...

La previsión del tiempo para hoy dice que continuarán los nubes y claros en todo el país, excepto en Galicia, País Vasco, Navarra, norte de Aragón y norte de Cataluña, en donde habrá lluvias y tormentas. 

Ahora pasemos a la frase.


La canción que os propongo para hoy se llama Clara y la interpreta Guevara.



Hoy es santa Olivia, san Bogumilio y san Asterio. Y las efemérides del 10 de junio son:
- 323 a.C., falleció Alejandro Magno, militar y político griego 
- 1099, falleció Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, famoso hidalgo español
- 1987, se celebraron en España las primeras elecciones al Parlamento Europeo.

Veamos las recomendaciones:
- En el ámbito de la Unión Europea, los aditivos alimentarios (colorantes, conservantes, antioxidantes…) autorizados en los productos destinados al consumo reciben un código conocido como número E, formado por esta letra y tres o cuatro cifras que identifican el aditivo: por ejemplo, el número E correspondiente al colorante denominado curcumina es E 100. Estas cifras se asignan de acuerdo con lo que establece el INS (International Numbering System; Sistema de Numeración Internacional) y el Codex Alimentarius de la FAO y la OMS, que recoge una serie de normas, generales y específicas, relativas a la seguridad alimentaria. Al mencionar estos códigos, los medios de comunicación emplean grafías distintas: «La sospecha de que el ciclamato de sodio, E-952, pueda tener potencialidades cancerígenas ha hecho que se desaconseje su consumo a niños y mujeres embarazadas»; «En la UE, la riboflavina se considera un aditivo alimentario, identificado con el código E101»; «La bentotina (E 558) se utiliza en la industria del vino como clarificante proteico». La grafía apropiada de estos números es la del último ejemplo: con la letra separada de las cifras con un espacio (E 588), no unido a ellas (E101) ni con guion intermedio (E-952); esa es la grafía que se recoge en las directivas europeas correspondientes.
- Contrición, y no contricción, es la forma apropiada de escribir esta palabra que indica‘arrepentimiento’, y su adjetivo correspondiente es contrito. Sin embargo, a menudo se puede ver en los medios, probablemente por su cercanía a la palabra constricción, la forma inadecuada contricción: «En el partido que debía servir como acto de contricción del equipo por la mala temporada…», «No se ha visto ningún acto de contricción de parte de todos aquellos dirigentes». Lo adecuado es escribir este término con una c, de modo que en los ejemplos anteriores lo propio habría sido decir acto de contrición.
- El Diccionario de la lengua española define decálogo como ‘conjunto de normas o consejos que, aunque no sean diez, son básicos para el desarrollo de cualquier actividad’. Por tanto, un decálogo no siempre contiene diez puntos y, en consecuencia, son correctos los siguientes ejemplos: «Aprueban un decálogo que contiene siete principios que ayudarán a ordenar el territorio universitario…»; «Se muestra un inédito decálogo de doce puntos…».
Hoy vamos a leer una poesía de Neruda que se titula Oda a la alegría
Alegría
hoja verde
caída en la ventana,
minúscula
claridad
recién nacida,
elefante sonoro,
deslumbrante
moneda,
a veces
ráfaga quebradiza,
pero
más bien
pan permanente,
esperanza cumplida,
deber desarrollado.
Te desdeñé, alegría.
Fui mal aconsejado.
La luna
me llevó por sus caminos.
Los antiguos poetas
me prestaron anteojos
y junto a cada cosa
un nimbo oscuro
puse,
sobre la flor una corona negra,
sobre la boca amada
un triste beso.
Aún es temprano.
Déjame arrepentirme.
Pensé que solamente
si quemaba
mi corazón
la zarza del tormento,
si mojaba la lluvia
mi vestido
en la comarca cárdena del luto,
si cerraba
los ojos a la rosa
y tocaba la herida,
si compartía todos los dolores,
yo ayudaba a los hombres.
No fui justo.
Equivoqué mis pasos
y hoy te llamo, alegría.

Como la tierra
eres
necesaria.

Como el fuego
sustentas
los hogares.

Como el pan
eres pura.

Como el agua de un río
eres sonora.

Como una abeja
repartes miel volando.

Alegría,
fui un joven taciturno,
hallé tu cabellera
escandalosa.

No era verdad, lo supe
cuando en mi pecho
desató su cascada.

Hoy, alegría,
encontrada en la calle,
lejos de todo libro,
acompáñame:

contigo
quiero ir de casa en casa,
quiero ir de pueblo en pueblo,
de bandera en bandera.
No eres para mí solo.
A las islas iremos,
a los mares.
A las minas iremos,
a los bosques.
No sólo leñadores solitarios,
pobres lavanderas
o erizados, augustos
picapedreros,
me van a recibir con tus racimos,
sino los congregados,
los reunidos,
los sindicatos de mar o madera,
los valientes muchachos
en su lucha.

Contigo por el mundo!
Con mi canto!
Con el vuelo entreabierto
de la estrella,
y con el regocijo
de la espuma!

Voy a cumplir con todos
porque debo
a todos mi alegría.

No se sorprenda nadie porque quiero
entregar a los hombres
los dones de la tierra,
porque aprendí luchando
que es mi deber terrestre
propagar la alegría.
Y cumplo mi destino con mi canto.

Bueno, y acabo por hoy. No estéis tristes porque es lunes ...